sábado, 21 de mayo de 2011

Bring him BACK

Al príncipe gris lo vestí de azul, le atribuí más poderes de los que tenía, me enamoré perdidamente de él y le puse un pseudoaltar. Cuando desperté me di cuenta que del principe azul no quedaba señal, se llevó sus manías, sus besos y su colchón. Príncipe, regresa...aún espero por ti...

No hay comentarios:

Publicar un comentario