sábado, 11 de junio de 2011

MARIPOSAS

Aquella tarde recordaba como disfrutaba el silencio a tu lado, como adoraba contemplarte de reojo para que no te dieras cuenta, también me percate (hasta aquella tarde) que tu abrazo por la noche era la recompensa que había buscado hace 1000 vidas.

Apenas hoy me cae el veinte de que estoy muy lejos de ti, que ya no eres mio, que nunca lo fuiste.

Apenas hoy me supe tan sola, tan triste por no ser yo quien esté a tu lado y quien sea capaz de entender tus heridas y cuidadosamente sanarlas.

Como no pude guardarte? Atarte a mi fue imposible...Te evaporaste entre mis manos...no tuve la oportunidad de abrazarte antes de que te fueras. Quedo un gran hueco en mi mirada, quedaron mariposas volando por ahí con sus alas rotas, hoy las he echado, las dejé libres en señal de que ya por fin decidiría pronto dejarte de querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario